Europa, en medio de puja comercial entre EEUU y China

Mientras la tensión comercial entre Estados Unidos y China continúa en aumento, los distintos países de Europa empiezan a sentir la presión de tomar medidas para continuar negociando con alguno de las dos potencias.

El primer involucrado en ver estas diferencias fue el Canciller de Alemania, Olaf Scholz, quien visitó China recientemente en una misión oficial, al mismo tiempo que Holanda anunció una reunión bilateral con Estados Unidos para analizar el posible bloqueo de las ventas de tecnología al país asiático, principal foco de conflicto entre los gigantes económicos.

Scholz se convirtió en la primera visita oficial de un líder europeo a China desde que estalló la pandemia del COVID-19 a raíz de su viaje a Pekín del pasado viernes con la intensión de revisar el comercio entre ambas naciones.

El país asiático ha sido el mayor socio comercial de Alemania en los últimos años, con un volumen de comercio bilateral que superó los 243.430 millones de dólares en 2021.

El comercio entre China y la Unión Europea alcanzó los 800 mil millones de dólares por primera vez el año pasado, con una inversión bidireccional acumulada que superó los 270 mil millones de dólares.

RESTRICCIÓN

Por otro lado, se espera que una comitiva de Estados Unidos encabezada por el funcionario del Consejo de Seguridad Nacional norteamericano, Tarun Chhabra, y el subsecretario de Comercio para la Industria y Seguridad, Alan Estévez, viaje a Holanda en noviembre.

El principal foco de interés norteamericano será el intento de restringir en el corto plazo las ventas en el Viejo Continente de máquinas de producción de chips de ASML y otras tecnologías a China.

ASML es un proveedor de origen holandés y uno de los más importantes del mercado mundial, el cual cuenta con tres empresas estadounidenses de peso y una de Japón, motivo por el cual, de concretarse positivamente las intenciones norteamericanas en Holanda, representaría un duro golpe para la industria china.

REPERCUSIONES

La visita del canciller Scholz ha causado división en la Unión Europea y uno de los que se pronunció al respecto fue el primer ministro de Estonia, Kaja Kallas, para quien “considerando lo que está pasando en China, debería ser de nuestro interés permanecer unidos”.

 “También es importante que no tengamos acuerdos separados con China, porque eso significaría nuestra debilidad como bloque”, agregó Kallas.

Para Ricardo Borges de Castro, director asociado y jefe del Programa Europa en el Mundo del Centro de Política Europea, el hecho de que Scholz visite Pekín menos de dos semanas después de la conclusión del 20º Congreso Nacional del Partido Comunista de China envía un mensaje equivocado.

A principios de octubre, en la 13ª Cumbre de Ingeniería Mecánica de Alemania, Scholz reiteró la importancia de la globalización económica para lograr la prosperidad y se opuso a la desvinculación de los países, incluida China.

En la misma línea que el canciller alemán, el comisario de Comercio de la UE, Valdis Dombrovskis, se había pronunciado al respecto: “Desvincularse de China no es una opción para las empresas de la Unión Europea.

También dijo “La UE debería seguir interactuando con China con pragmatismo y sin ingenuidad. Nuestra relación comercial necesita más equilibrio y reciprocidad”.

Movant Connection

Etiquetas: China, Comercio Exterior, Estados Unidos, Europa, Logcomex, Logística, Logística Internacional, Movant Connection, News, USA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *