Infraestructura logística inadecuada impacta en el desarrollo brasileño

Caminos cerrados por falta de mantenimiento en la infraestructura logística, junto a una alta dependencia del transporte automotor de cargas, alejan inversiones y afectan el desarollo económico del gigante sudamericano.

Excesos de lluvias y deslizamientos de tierra generan constantes bloqueos en las rutas brasileñas que perjudican el flujo de la producción.

Por ejemplo, el reciente cierre parcial de la ruta que conecta Curitiba y Paranaguá, ya causa pérdidas estimadas en R$ 100 millones.

“Las precarias condiciones de las carreteras y la demora del gobierno en resolver este problema son factores que encarecen la logística y, en consecuencia, toda la cadena productiva. Esto eleva el costo para las nuevas empresas que quieren instalarse en el país, lo que puede ahuyentar inversiones internacionales en M&A, que tienden a priorizar otros mercados, donde hay más estructura para el flujo de producción”, destaca Adam Patterson, socio de la empresa especializada en asesoramiento sobre fusiones y adquisiciones (M&A).

Según el economista, con un transporte más lento y sin perspectivas de liberación total de la carretera, muchos productores están dirigiendo sus cargas para el puerto de Santos, aumentando los costos de transporte. Un estudio realizado por la Federación de Agricultura del Estado de Paraná (FAEP) apunta que el daño a la venta de soja producida en el estado podría superar los R$ 600 millones con este cambio de itinerario.

Según el informe de competitividad global 2019-2020 del Banco Mundial, Brasil ocupa el puesto 56 entre 160 naciones en el segmento de logística, detrás de países como México, Chile y Sudáfrica. El costo de la logística en Brasil ya suma más del 13% del PIB, contra el 8% en Estados Unidos.

El problema se ve agravado por la dependencia de Brasil de las carreteras para transportar la producción, ya que el país no tiene una estructura ferroviaria suficientemente desarrollada para atender el gran volumen de producción, tanto agrícola como industrial. Además, no ha invertido lo necesario en los últimos años en la interconexión de modos de transporte y, por lo tanto, cada vez que hay una interrupción en la carretera, toda la economía termina siendo impactada.

Movant Connection

Últimas Noticias

OMC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *