El metanol se posiciona como el futuro del transporte marítimo

Los principales operadores de carga marítima del mundo encargaron la fabricación de buques portacontenedores de 16.000 TEUs de capacidad, que utilicen metanol en reemplazo de combustibles fósiles.

El metanol es una variante del alcohol utilizado para la elaboración de un combustible bajo en carbono que cada vez comienza a sonar más como opción sustentable para los distintos actores logísticos.

Este giro hacia la búsqueda de una propulsión más ecológicamente limpia impulsó a la gigante danesa Maersk y a la noruega MPC Container Ships a promover la descarbonización en sus medios de transporte de carga como sustito a los combustibles fósiles tradicionales.

Según informaron, esperan que la primera tanda de buques impulsados por metanol comiencen a funcionar a finales de 2025 y operen en varios puertos europeos, como Oslo, Hamburgo y Rotterdam.

PROYECTOS
En una primera etapa, Maersk espera contar con una flota de ocho portacontenedores con un volumen de carga de 16 mil TEUs cada uno y cuya propulsión a metano es considerada por la compañía como un servicio “innovador y líder para la industria mercantil marítima” que les ayudará a ahorrar un millón de toneladas anuales de Dióxido de Carbono.

Para concretar el encargo estratégico de estos buques, Maersk debió asociarse con otras seis empresas para poder aumentar la capacidad de producción global de metanol verde.

Los nuevos barcos trasladarán la sección de alojamiento y el puente al buque de proa, lo que les permitirá sumar “una eficiencia energética mejorada en un veinte por ciento, en

Los buques de MPCCS, por su parte, contarán con un motor de combustible dual para que puedan funcionar con metanol y gasóleo marino (MGO) y serán considerados inicialmente sólo para el comercio intrarregional europeo de contenedores.

Además, estarán equipados con un sistema de protección contra los fuertes vientos del mar y reducirá obstrucciones para las grúas portacontenedores al ubicar también los alojamientos en las proas de las embarcaciones.

Para poder afrontar la inversión del proyecto, debieron recibir una ayuda financiera de parte del gobierno noruego, referente mundial en la búsqueda de tecnologías y sistemas de transporte que colaboren con el cuidado ambiental.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.