Banco Mundial anuncia “drástica desaceleración” del crecimiento global

Así lo señala en su último informe “Perspectivas Económicas Mundiales”, donde alerta, además, sobre el riesgo de estrés financiero para los mercados emergentes y en desarrollo. De acuerdo con el organismo internacional, este riesgo se está intensificando en medio de tasas de interés mundiales elevadas.

“La forma más segura de reducir la pobreza y difundir la prosperidad es a través del empleo, y un crecimiento más lento dificulta mucho la creación de empleo”, dijo el presidente del Grupo Banco Mundial, Ajay Banga. “Es importante tener en cuenta que las previsiones de crecimiento no son el destino. Tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo, pero nos llevará a todos a trabajar juntos”.

“La economía mundial se encuentra en una posición precaria”, dijo Indermit Gill, economista jefe y vicepresidente sénior del Grupo del Banco Mundial. “Fuera del este y el sur de Asia, está muy lejos del dinamismo necesario para eliminar la pobreza, contrarrestar el cambio climático y reponer el capital humano. En 2023, el comercio crecerá a menos de un tercio del ritmo de los años anteriores a la pandemia. En los mercados emergentes y las economías en desarrollo, las presiones de la deuda están aumentando debido a las tasas de interés más altas.

Analisis latinoamericano

Siempre en base al informe del Banco Mundial, el crecimiento en la región de América Latina y el Caribe se desacelerará en 2023 hasta un 1,5%, debido al escaso crecimiento en las economías avanzadas, pero se recuperará en 2024 con un 3,3%.

La demanda de exportaciones, las políticas monetarias restrictivas y la inflación interna persistentemente alta, impedirán cualquier mejora sustancial de las condiciones financieras a corto plazo de los países.
La tasa de crecimiento de Brasil se disminuirá al 1,2% en 2023, con un ligero aumento al 1,4% en 2024.

En cuanto a México la tasa será moderada, del 2,5%, en 2023, y que seguirá creciendo un 1,9% en 2024.
La producción de Argentina caerá a -2% y en 2024 crecerá un 2,3% a medida que la economía se recupere de la grave sequía que ha afectado su producción agrícola este año.

En Colombia se reducirá al 1,7% en 2023, con un aumento al 2% en 2024.
Por otro lado, Chile puede experimentar una contracción del 0,4% en 2023 y, luego, del 1,8% en 2024.
En Perú las perspectivas son de un 2,2% en 2023, con un ligero aumento al 2,6% en 2024.

Por último, el crecimiento de América Central se desacelerará al 3,6% en 2023, con un ligero aumento al 3,8% en 2024 y la región del Caribe, además del auge del petróleo en Guyana, se prevé que el resto de los países de la subregión crezcan a una tasa promedio del 3,3% en 2023, con el impulso de la continua recuperación del turismo y el creciente volumen de remesas.

Los riesgos

Debido a la inflación persistente en las economías avanzadas, puede ocurrir que las monedas de la región de América Latina y el Caribe se deprecien con respecto a las de las demás, lo que aumentaría los costos del servicio de la deuda e incrementaría aún más la inflación local.

Desde luego también existe el riesgo de que el sector inmobiliario o el cambio climático con los fenómenos extremos como lo son “El Niño” y “La Niña” siendo altos peligros financieros para la región.

Movant Connection

Etiquetas: Banco Mundial, Crecimiento mundial 2023, Perspectivas Economicas Mundiales, Proyecciones Banco Mundial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *