Lanzan plan global de tres puntos para paliar la creciente escasez de conductores

La organización mundial del transporte por carretera (IRU) junto con la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), presentaron un plan enfocado en aliviar la falta de conductores profesionales, problemática creciente que en 2022 dejó alrededor del 11% de los puestos demandados vacantes.

La escasez mundial crónica de conductores profesionales de camiones, autobuses, autocares y taxis se está acelerando en el presente año, luego de los preocupantes números alcanzados en 2022.

El nuevo plan global busca abordar los desequilibrios del mercado laboral del transporte, garantizar condiciones y estándares de trabajo dignos para los que trabajan fuera de su país de origen, y simplificar las normas para trabajadores y empleadores.

Además de equilibrar mejor las fuentes de mano de obra nacionales, entre las que tienen un excedente y las que tienen un déficit de talento de conductores, sin exportar problemas de un país a otro.
Sin embargo, el plan no debe anular las iniciativas nacionales existentes ni perjudicar las normas de seguridad o las condiciones de los trabajadores.

Al respecto, el secretario general de la IRU, Umberto de Pretto, declaró que: “La escasez de conductores se está saliendo de control rápidamente. Equilibrar la oferta y la demanda de mano de obra a nivel mundial a través de medidas sencillas para facilitar la inmigración legal y detener la explotación de los conductores no residentes es una forma de solucionar el problema, apoyar el trabajo decente y mantener en funcionamiento los servicios vitales de transporte por carretera”.

Los 3 puntos que aborda el plan describen acciones para la ONU, los gobiernos nacionales y la industria:

  1. Naciones Unidas y organizaciones internacionales: desarrollar un marco mundial con directrices claras para proteger a los conductores no residentes; mejorar las condiciones de los conductores y aumentar la cohesión social; y armonizar las normas de cualificación y el reconocimiento transfronterizo.
  2. Gobiernos nacionales: modificar y hacer cumplir los procedimientos de inmigración laboral para proteger a los conductores no residentes, reducir la burocracia para permitir una inmigración legal más fácil para los conductores actuales y potenciales; impulsar el reconocimiento de cualificaciones de terceros países a través de acuerdos bilaterales; invertir y aumentar la aplicación de las leyes y reglamentos de transporte por carretera; y subvencionar los programas nacionales de formación e integración.
  3. Operadores de transporte por carretera: desarrollar programas de integración operativa para que los conductores no residentes reciban las mismas condiciones que su fuerza laboral nacional; y apoyar los procesos de formación, gestión de competencias y certificación.

Si bien hasta el momento desde los gobiernos, sindicatos y operadores están impulsando múltiples acciones para mejorar esta problemática, las mismas no han sido suficientes.

Otras soluciones incluyen subsidiar los costos de licencias y capacitación, construir áreas de estacionamiento más seguras y protegidas con mejores instalaciones, alentar a más mujeres y jóvenes a la profesión y mejorar el trato de los conductores y la comprensión de la profesión.

Movant Connection

Últimas noticias

OMC
Etiquetas: Comercio Exterior, Escasez de conductores, IRU, itf, Logcomex, Logística Internacional, Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *