Argentina avanza en la facilitación, transparencia y ordenamiento de sus importaciones

La gestión del nuevo gobierno estableció que la evaluación de Capacidad Económica Financiera (CEF) no funcionará más como requisito para validar o no las operaciones de importación, a la vez que prorroga la inscripción en el “Padrón de Deuda Comercial por Importaciones”, que ya registró US$ 21.000 millones.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) dejará de requerir la evaluación de la Capacidad Económica Financiera (Sistema CEF) para las operaciones de comercio exterior, con el propósito de simplificar la tramitación de importaciones y «garantizar la transparencia», en línea con las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

«La medida profundiza la simplificación del Sistema Estadístico de Importaciones (SEDI) con el objetivo de garantizar la transparencia del comercio exterior», destacó el organismo en un comunicado, en el que también se remarcó que «de este modo, el Sistema CEF funcionará exclusivamente a efectos estadísticos».

Con esta modificación, la AFIP remarcó que «la discrecionalidad será ajena al SEDI».

La deuda importadora

Los importadores inscriptos en el Padrón de Deuda Comercial por Importaciones registraron deuda hasta el momento por US$ 21.000 millones, informó este miércoles la Secretaría de Comercio.

Se trata de un trámite obligatorio para todos aquellos que, habiendo realizado operaciones de importación de bienes o servicios hasta el pasado 13 de diciembre, no accedieron al Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) para cancelar la totalidad de dichas obligaciones.

Los importadores con deudas con proveedores del exterior tienen tiempo hasta el próximo 24 de enero para completar una declaración jurada y formar parte del padrón, tras una prorroga establecida esta semana.

La iniciativa pretende «conocer y transparentar la deuda real» que las empresas tienen con proveedores del exterior.
De los US$ 21.000 millones de deuda registrada hasta el momento, US$ 16.500 millones corresponden a grandes empresas, US$ 2.500 millones a empresas medianas; y US$ 2.000 millones son de pequeñas y micro empresas.

Quienes no se incorporen al padrón o falseen la información, no podrán acceder al SEDI “quedando la deuda sujeta a una ulterior evaluación, una vez regularizada la situación”.

Ganar tiempo

La medida se suma a la decisión del Banco Central (BCRA) de emitir títulos para importadores con deuda comercial pendiente de pago, que se suscribirán al tipo de cambio oficial mayorista y se pagarán en dólares con opción de rescate anticipado.

A través de la Comunicación A «7918», la autoridad monetaria creó los Bonos para la Reconstrucción de una Argentina Libre (Bopreal), con un plazo máximo de vencimiento previsto para el 31 de octubre de 2027, los cuales apuntan a despejar el stock de deuda que tienen las empresas, estimado extraoficialmente en más de US$ 60.000 millones.

Con los bonos, la autoridad monetaria aspira a estirar los plazos de pago de las acreencias en un contexto de alicaídas reservas internacionales.

Movant Connection

Últimas noticias

OMC
Etiquetas: AFIP, Facilitarión, Importaciones, transparencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *