Uruguay y su papel como Hub Logístico en Sudamérica

Hace algunos años ya que podemos percibir el crecimiento notorio de Uruguay en lo que a logística refiere y, dentro de ese crecimiento, se destaca su posicionamiento como el gran hub logístico de la región, pero ¿por qué Uruguay? Un país ubicado en el sureste de América del Sur, con menos de 3 millones y medio de habitantes.

¿Qué lo convierte en un punto de interés y un hub logístico?

Su ubicación geoestratégica lo posiciona como el hub logístico por naturaleza de la región.

Uruguay es reconocido como productor y exportador de una gran variedad de alimentos de excelente calidad, es partícipe de un alto número de mercados que involucran a más de 250 millones de personas, esto sumado a su estabilidad política y sus garantías institucionales, lo convierten en un destino seguro para invertir, con operaciones ágiles y transparentes.

Es considerado de importancia para las empresas multinacionales puesto que cuenta con un sistema de puerto y aeropuerto libre, únicos en la Costa Atlántica sudamericana, que además ofrece un sistema de documentación simplificada, los contenedores ingresan desde la terminal al depósito sin trámites aduaneros. Esto les permite, entre otras cosas, la libre circulación y comercialización de su mercadería, poder cambiar de destino en el momento, una estadía ilimitada de la mercadería la cual está exenta de impuestos y derechos de aduana.

Además, se emite el certificado de Origen Mercosur y, por tanto, se mantienen las preferencias arancelarias mientras las empresas extranjeras conservan la propiedad y disponibilidad sobre las mercaderías. Otro de los grandes beneficios son sus zonas francas. El régimen de Zonas Francas en Uruguay cuenta con 90 años de trayectoria, y se reactivó hace 25 años con la ley 15.921.

Dentro de estas zonas, los usuarios se hallan exentos de todo tributo nacional creado o a crearse, incluso aquella tributación que requiera exoneraciones especiales para su implementación. El Estado es garante de las exenciones del régimen, asegurando a los usuarios el goce de sus beneficios durante la vigencia de su contrato.

Se destacan atributos como la movilización de los bienes libres de impuestos, el plazo de almacenamiento ilimitado, actividades de valor agregado pudiendo modificar la naturaleza de los bienes, los cuales pueden ser recepcionados estando ya listos para ser comercializados o como materia prima para generar el producto dentro de estas zonas. Y un detalle no menor, es que estas empresas cuentan con la posibilidad de facturar a sus clientes a medida que realizan sus ventas.

En cuanto a lo que aduana respecta, Uruguay cuenta con diferentes sistemas de depósitos como pueden ser: depósitos comerciales, destinados al almacenamiento sin fraccionamiento ni otra actividad que altere la mercadería ni aumente su valor; depósitos francos, donde se le da valor agregado sin alterar la naturaleza de los bienes; depósitos naturales, donde se llevan a cabo actividades industriales y depósitos temporarios donde se almacena, por ejemplo, mercadería para exposiciones, ferias, etc.

Uruguay posee entrada marítima, aérea y terrestre, lo que impulsa su destacada participación en el comercio exterior. Además, en relación al movimiento de carga, recientemente se firmó el contrato de transporte ferroviario más importante del país, y uno de los más destacados en América Latina, el cual hará posible que a mediados del 2023 quede culminada la vía férrea que unirá la nueva planta de la principal fábrica de pulpa de celulosa del país con el puerto de Montevideo.

Pese a que Uruguay ha avanzado mucho en materia logística, queda mucho camino por recorrer en lo que refiere al transporte carretero. Si bien se reconoce que la logística está en la agenda del gobierno, existen algunas áreas críticas que deberán mejorar para que Uruguay pueda competir y consolidarse como un centro de distribución regional. La ampliación y modernización de su infraestructura, sobre todo la portuaria, carretera y ferroviaria, constituyen el principal desafío del sector. También actúan como factores negativos los altos costos de mano de obra, de energía y de servicios del Estado, así como la escasez de recursos humanos capacitados, sobre todo para operar en proyectos donde se aplican nuevas tecnologías.

Se debe tomar consciencia de que Uruguay no es el único país que tiene centros de distribución en la región, por lo tanto, si su economía no tiene precios adecuados, los costos altos serán un factor negativo para competir.

¿Cuál es el objetivo de las entidades logísticas del país? Facilitar el Comercio Exterior promocionando al país en el exterior, atrayendo nuevos negocios a Uruguay. El desafío, es lograr un intercambio comercial, tecnológico y de conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.