Shock tras shock, Latinoamérica ante un mundo que desacelera

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) advirtió que el shock por la desaceleración que atraviesa actualmente el mundo genera en Latinoamérica aún más inestabilidad y pérdida de competitividad internacional.

Así lo afirmó Paolo Giordano, Economista Principal del Sector de Integración y Comercio del BID y Coordinador del área de Diálogo de Políticas del organismo internacional, en el marco del lanzamiento del Monitor de Comercio e Integración 2022: América Latina y el Caribe frente a las turbulencias del comercio global.

Según Giordano, el contexto mundial “no es buena noticia para la región porque la inserción internacional y el comercio son imprescindibles para el crecimiento y para sostener la recuperación económica que, en definitiva, mejoraría la vida de nuestros ciudadanos”.

De acuerdo al Monitor 2022, la recurrencia de cada shock global que ha afectado el desempeño comercial de la región reveló una tendencia de inestabilidad de mediano plazo debido a que las economías perdieron competitividad externa, particularmente en el mercado intrarregional.

En este sentido, 2022 padeció el conflicto en Ucrania, la crisis energética en Europa, la política de COVID cero en China y el endurecimiento de las políticas monetarias para reducir la inflación, particularmente en Estados Unidos, hechos que determinaron una fuerte volatilidad en los mercados de productos básicos, nuevas disrupciones en las cadenas logísticas globales y una marcada tendencia a la desaceleración del comercio mundial.

Encuentro virtual

PANORAMA

Más allá del mencionado shock, para el economista del BID, “tenemos mucha variación en América Latina”.

“Por ejemplo, tenemos México y Centroamérica, que de alguna manera se mantienen en una tasa de crecimiento similar a la de 2021 mientras que América del Sur que se viene desacelerando más fuerte y en la cual el impacto de los precios ha sido más importante”, agregó.

Sin embargo, en línea con el contexto mundial, aclaró que la situación a futuro no es favorable porque, a pesar de que “a América Latina le fue un poco mejor que el resto del mundo y el 70 por ciento de su crecimiento es debido a los precios, es importante ver estas dos variables para no caer víctimas de la ilusión monetaria”.

La realidad es que, de acuerdo con Giordano, “el comercio mundial se ha desacelerado después de una caída fuerte y un rebote importante en el 2021, mientras que la tasa de crecimiento interanual en el primer semestre del 2022 se ha reducido al 17 por ciento cuando el año anterior había sido del 26 por ciento”.

AGENDA

De todas maneras, “la cosa interesante es que la desaceleración se debe más a los países desarrollados que a los países en desarrollo y esto marca una diferencia con respecto al 2021, sobre todo por la contracción de las importaciones de China y contribuyeron distintos factores”, concluyó Giordano.

Por su parte, Kathia Michalczewsky, Consultora del BID, reveló que en la agenda de los distintos gobiernos latinoamericanos hay dos factores similares: El primero responde a la importancia de la agenda digital dado que bloques como la Alianza del Pacífico, la Comunidad Andina o el Mercosur están incluyendo en sus trabajos los temas digitales para avanzar en ese ámbito; mientras que, por otro lado, promueven un fuerte trabajo de integración con las economías asiáticas.

El Monitor de Comercio e Integración es un informe anual que examina el impacto comercial producido por los denominados shocks globales al realizar una comparación del desempeño de la región con el resto del mundo y destacando la evolución de variables clave a nivel subregional y por países.

Movant Connection

Etiquetas: BID, Comercio Exterior, Integración regional, Latam, Logcomex, Logística, Logística Internacional, Movant Connection, News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *