Resurge debate para optimizar logística en Países Sin Salida al Mar

Los ministros de transporte de los denominados Países en Desarrollo Sin Salida al Mar (LLDC, por sus siglas en inglés) solicitaron a la comunidad internacional una mayor inversión en sistemas de transporte y tránsito que les permita generar más conexiones intermodales y poder facilitar, de esta manera, sus operaciones de comercio internacional.

En un encuentro preparatorio para la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre los LLDC celebrado en Turkmenistán, los representantes de estos países reflexionaron sobre la necesidad de mejorar las conectividades y poner al día las infraestructuras logísticas.

El objetivo común deseado es fortalecer el sistema de transporte terrestre en estos países, para lo que es necesario construir a nivel mundial más de 46 mil kilómetros de vías de ferrocarril y pavimentar 200 mil kilómetros de carretera.

Los LLDC están compuesto por 32 naciones, entre ellos Bolivia y Paraguay, que no cuentan con una salida directa a cualquiera de los mares del mundo y por eso requieren de una triangulación con países vecinos para poder concretar operaciones internacionales de comercio.

Durante el encuentro, los distintos ministros de transporte coincidieron en que organismos mundiales, grandes multinacionales y principales potencias deben generar acciones económicas en conjunto que permita el desarrollo de nuevas infraestructuras basadas en una mejor comunicación transfronteriza, nuevas normas de seguridad social y un mejor uso de los sistemas tecnológicos.

De esta manera, se generarían mayores facilidades logísticas y flexibilidades políticas que permitan a los LLDC un mayor uso de rutas comerciales internacionales que beneficien directamente sus economías.

DESAFÍO
El comercio transfronterizo suele representar un reto para los Países en Desarrollo sin Salida al Mar debido a que las dificultades operativas suelen impactar directamente en sus economías.

De esta manera, los gastos generados del transporte intermodal de mercaderías suelen encarecer hasta un 30 por ciento el valor interno de los productos, valor que se siente aún más en la actualidad a raíz de las complicaciones logísticas que ha sufrido la cadena de suministro mundial.

Previo a la pandemia, Bolivia, por ejemplo, poseía un costo de traslado de carga desde China a 31 centavos de dólar por kilómetro, mientras que Colombia concretaba el mismo traslado a un precio de 17 centavos menor.

En los últimos dos años, estos valores no solo se incrementaron, sino que, en la región, tanto a Bolivia como a Paraguay les suponía un costo extra encontrar almacenamiento disponible para los contenedores trasladados.

Ambos países aún esperan por la concreción del Corredor Bioceánico Multimodal Capricornio que les permitirá acceder a los Océanos Pacífico y Atlántico a través de las distintas vías de transporte que los conectará, además, con Brasil, Uruguay, Argentina y Chile.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.