Resiliencia portuaria como clave para la recuperación comercial global

Tras analizar los riesgos y las amenazas sufridas por el comercio marítimo durante los últimos tres años, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) indicó que la recuperación a dificultades que tienen los puertos es determinante para el fortalecimiento de las actuales cadenas de suministro.

En su documento titulado Logística Marítima Resistente, la Unctad reconoció que “la resiliencia portuaria no solo es un imperativo para el abastecimiento global, sino también para las economías nacionales que sustentan”.

Las recientes interrupciones operativas generadas por las políticas de contención ante posibles focos de pandemia del COVID 19, el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia, las consecuentes crisis económicas y los desastres naturales representaron obstáculos que impactaron en los mercados globales y que pudieron haber detenido el suministro de no haber sido por el rol de los puertos.

De esta manera, el análisis subrayó que la importancia del transporte marítimo radica en que abarca el 80 por ciento del volumen total del comercio del mundo y más de 70 por ciento de su valor.

ACTORES
La Unctad también mencionó la importancia de los puertos de las economías más vulnerables: “salvaguardar la integridad de la cadena de transporte marítimo es un imperativo del desarrollo sostenible, especialmente porque los países en desarrollo se han convertido en actores importantes en el transporte y el comercio marítimo”. 

Entonces, los altos costos en los fletes transoceánicos y los problemas de conexión de las rutas representaron un problema que perjudicó aún más a estos países al convertir al sector en un mercado caro, imprevisible y costoso.

Los mencionados obstáculos evidenciaron la necesidad de generar nuevas políticas conjuntas que respaldaran una mejor operativa global en la cual la resiliencia y una mejor gestión de previsión de riesgos fortalecerían desde el mar y los océanos al comercio internacional.

Según el documento, “desarrollar la capacidad de los países para anticipar, prepararse, responder y recuperarse de importantes amenazas de múltiples peligros es crucial y requiere habilitar sistemas de transporte marítimo ágiles y resistentes”.

Por último, el organismo concluyó que la posibilidad de futuras disrupciones aún está latente e incluso mencionó posibles pandemias, situación que representa un riesgo potencial para la operabilidad logística mundial, pero que podría ser contrarrestada con una correcta preparación para emergencias y el mayor desarrollo de la resiliencia portuaria que permitan ampliar las cadenas de suministros.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.