Lucas Bianchi, CEO & Founder de Interborders

«Los logísticos tenemos que cambiar un poquito la mentalidad, empezar a dar un servicio de más calidad al cliente, dar más agregado de valor, abrir un poco el abanico, empezar a hablar de otros temas, y eso nos va a ayudar a acompañar si viene un cambio de época para el comercio exterior, que lo necesita».

¿Cuál es tu mirada sobre la evolución del sector logístico en Argentina?

Creo que, sobre todo en la última década, hubo un giro bastante importante en lo que es el mundo logístico. Argentina considero que siempre vino un poquito por atrás en algunas cosas, pero ha cambiado mucho y para bien.
Pienso que somos más eficientes, somos más productivos, y que el sector en sí se va profesionalizando, si no te adaptás te quedás.

¿Y en cuanto al comercio exterior?

En lo que es comercio exterior venimos de unos años complejos, donde hubo que darse maña, buscarle la vuelta, dar un agregado de más valor al cliente.

Argentina es un país que tiene mucho para dar en comercio exterior, muchísimo, y somos muy afortunados en ese sentido. Yo creo que siempre tuvo un poquito “la pata por arriba de la cabeza”, en lo que es el día a día del comercio exterior, con muchas trabas y demás.

Es un sector que ha sido muy golpeado en los últimos años, pero con mucho emprendedor, con muchas personas que tienen ganas de salir adelante, de meterle, muchos colegas muy profesionales, y en ese profesionalismo que tenemos todos creo que nos vamos adaptando a estos cambios.

Pero las empresas en sí tienen que hacer un giro, los logísticos tenemos que cambiar un poquito la mentalidad, empezar a dar un servicio de más calidad al cliente, dar más agregado de valor, abrir un poco el abanico, empezar a hablar de otros temas, y eso nos va a ayudar a acompañar si viene un cambio de época para el comercio exterior, que lo necesita.

¿Cuál es tu mirada sobre el rol de las personas en el sector?

En Interborders le damos un valor muy importante a la persona. Nosotros vendamos un servicio y, al fin y al cabo, ese servicio siempre lo termina dando una persona que está detrás del mostrador.

En ese sentido, creo que es importante valorar al empleado, darle posibilidad de crecimiento, darle su espacio, su tiempo para hablar, eso genera que se sienta valorado, que tenga ganas de trabajar y, a la vez, que se defienda mejor con el cliente, que sepa expresarse, que sepa hablar, y todo eso va generando el perfil de empresa que vas a ver en el mercado.
Nosotros empezamos a trabajar de una manera distinta. Tenemos un cliente externo, pero también un cliente interno que es el empleado, y hay que darle la posibilidad de que trabaje y se desarrolle.

Estamos siempre muy acostumbrados a enfocarnos en el cliente externo, que es quien nos da la facturación, quien nos da el negocio y demás, pero también hay que cuidar al cliente interno, que es el empleado, que es quien te representa y quien va a hacer crecer el negocio.

En Interborders hace un tiempo hicimos un giro en este aspecto y empezamos a trabajar muchísimo con la venta interna, con el empleado, a cuidarlo, a tratarlo bien, y eso explica también la rotación muy baja de personal que tenemos y se nota que la empresa está bien.

¿Cuáles son tus expectativas y las claves a las que hay que prestarles especial atención de cara al futuro?

En lo que es comercio exterior y logística, creo que este año va a ser un año de oportunidades, puede haber crisis, pero va a haber oportunidades.

Me parece que lo que hay que hacer es trazar una línea y empezar a atacar distintos sectores, no quedarse con un negocio en particular, sino tratar de trabajar con distintos sectores.

En nuestro caso trabajamos muchísimo con exportadores, con importadores, industrias farmacéuticas, textil, bazares, juguetes, y la verdad que eso te permite, ante los movimientos de mercado que veo pueden pasar este año, mantener una buena base.

Me parece que este es un año en el cual va a estar todo mucho más parejo, va a haber mucha más competencia y nos tenemos que adaptar.

Tenemos que pensar que este es un año bisagra y que todos vamos a tener que estar pendientes de lo que pasa y ser rápidos para los cambios, eso es lo principal, porque pienso que vamos a tener que estar todos muy atentos, muy alerta, informados por lo que pasa, y saber cómo actuar ante esas situaciones.

¿Cómo fue tu llegada al sector logístico?

Creo que, si trabajas en logística, te tiene que gustar sí o sí. Si no te gusta no estás en el nicho de mercado que corresponde. Siempre me gustó mucho lo que es el trabajar en el día a día, apasionado, meterle, y eso va muy de la mano con la logística logística.

Trabajé bastantes años en grandes empresas, en consumo masivo, retail, y un poco antes de iniciar con mi empresa, trabajé en una Pyme como jefe de comercio exterior.

Eso generó que vea el panorama desde distintos lados. Un poco desde la gran empresa, el consumo masivo, lo grande y después también lo pequeño, lo minucioso.
Ahí decidí meterme en el mundo de la logística y con esta linda historia que se llama Interborders.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *