Llovido sobre mojado, inflación global en Argentina

Si bien el país sudamericano cuenta con amplia experiencia en el tema, fruto de décadas de convivir con altos niveles de inflación, el contexto mundial impacta en la competitividad de su comercio exterior.

Sobre esto dialogamos con Andrés Traverso, Jefe del Departamento de Comercio Exterior en Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC).

¿Cómo afecta el contexto inflacionario global a la dinámica del comercio exterior argentino?

Si bien como toda crisis económica en un mundo globalizado nos afecta, también hay que entender que, en Argentina, salvo durante la convertibilidad, estamos acostumbrados desde hace 50 o 60 años a vivir y trabajar con inflación.

Entonces, por un lado, estamos acostumbrados y lo manejamos, pero desde luego tiene impacto en nuestro comercio exterior, porque tenemos movilidad de costos y un nivel de inflación que va a un ritmo muy superior al del resto del mundo, salvo en contadas excepciones.

Si bien Argentina tiene una gran inflación estructural, ¿se ve también impactada por el impulso inflacionario internacional?

Desde luego que sí, pero sigue siendo mucho más importante nuestra propia inflación interna. Pensemos que lo que promedian a nivel mundial los principales países para todo un año, es incluso menor a los índices inflacionarios que nosotros presentamos en solo un mes.

Es muy grande el impacto que tiene la inflación en nuestras operaciones porque tenemos un dólar “pisado” y una economía que crece en costos, donde aumenta el gasoil, aumenta la logística y aumenta todo. Y a la hora de pasar a dólares estos costos para tener tu propio precio de exportación perdés competitividad, y ese es el gran problema que tenemos en Argentina.

No es solamente la inflación, es el sistema competitivo que tiene que ver con la inestabilidad macroeconómica y otros factores como, por ejemplo, la infraestructura logística.

En definitiva, creo que el contexto exterior nos impacta, pero nuestro problema es mayormente interno.

¿Qué efecto tiene este contexto inflacionario en las negociaciones internacionales para Argentina?

En cierta ocasión, hablando con un importador boliviano que compraba productos médicos a la Argentina, él me comentaba que fue importando hasta que en un momento tuvo que dejar de comprarle a nuestro país, y no por la falta de calidad del producto, sino porque el exportador argentino no le podía mantener los precios en dólares, ante lo que tuvo que salir a buscar otros mercados más predecibles.

Todo ese proceso de costos que van aumentando, pero con un tipo de cambio fijado, lo que genera es aumento de costos en dólares, con lo cual corrés el riesgo de que te saquen del mercado.

En esta dinámica del Comex, que es una cadena de muchos eslabones, ¿identificas que algún sector se muestre más afectado que otro?

Si hablamos de la Argentina, todos los eslabones tienen problemas, arrancando por el sector productivo, los empresarios con las altas cargas fiscales, el tema logístico que es uno de los grandes problemas que tenemos en el país por la gran extensión de territorio y la extraña situación de que casi el 40 por ciento de la población del país vive en el AMBA (Ciudad de Buenos Aires más el Gran Buenos Aires), cuando el 60% de la matriz exportadora es del interior del país.

Existe también una deuda en cuanto a la facilitación del comercio. El 85 por ciento de lo que importa el país se destina a la producción, por lo que muchos fabricantes están teniendo problemas ante las limitaciones a las compras en el exterior.

En definitiva, altos costos laborales, altos costos impositivos, altos costos logísticos, lo que resulta en un precio final que prácticamente nos deja afuera del mercado internacional.

A pesar de todo, existen muchos casos a lo largo de todo el país de empresarios admirables que buscan la forma y siguen exportando igual. Sin dudas tenemos mucho potencial, pero se necesita la voluntad de los gobiernos para mejorar todas estas condiciones.

¿Cuáles son tus expectativas, es posible que se comience a avanzar en mejorar los factores clave que hacen a la competitividad del país?

Hace 22 años que formo parte de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, institución que, por su ubicación geográfica, cerca de la casa de gobierno, fue testigo de gran parte de las movilizaciones de la historia argentina de estas últimas décadas.

Lo peor que vi en todo este tiempo fue la crisis de 2001 y, a pesar de lo grave de aquella situación. Argentina se reinventó y salió, como lo ha hecho a lo largo de su historia.

Yo tengo fe de que alguna de estas salidas de crisis finalmente será permanente, porque el país tiene mucho como para poder lograrlo. Por ejemplo, hace 5 o 6 años no se hablaba de qué era el litio y ahora somos una de las mayores reservas de este mineral estratégico. Un día apareció Vaca Muerta, con la segunda reserva mundial de gas no convencional, y el campo, que siempre está sumando volúmenes a sus exportaciones.

En cuanto al contexto global, creo que el problema más grande que tiene hoy el mundo no es la inflación en sí sino la logística y sus altos costos. En China persisten muchos problemas que continúan inflando el precio del transporte internacional, lo que nos afecta a nosotros y a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.