Industria automotriz china suma competitividad y gana mercados.

La generación de talento técnico local y la apuesta por el desarrollo de vehículos eléctricos impulsa a las automotrices chinas en el mercado global y genera preocupación en las marcas occidentales.

Adicionalmente, los consumidores chinos modificaron su paradigma de consumo y, tras décadas de preferencia internacional, ahora comienzan a comprar más vehículos de bandera nacional.

Para poder producir en China, durante décadas los fabricantes extranjeros debían crear nuevas empresas en aquel país -denominadas “empresas conjuntas”-, una estrategia con la que el gobierno pretendía potenciar el desarrollo de los proveedores locales, algo que finalmente no ocurrió.

Actualmente, sin embargo, a la vez que las autoridades chinas flexibilizan las restricciones a las empresas conjuntas, los fabricantes locales han renovado su impulso en base al talento y a la innovación.

PERSPECTIVAS

Las mediciones de 2021 ya había advertido a los fabricantes extranjeros sobre la caída de su participación en el mercado chino al retroceder 5,5 puntos con respecto al año anterior y cerrar con una posición del 45 por ciento.

Además, China proyecta posicionarse para 2030 como el principal productor y consumidor mundial de coches eléctricos, por lo que las nuevas generaciones de profesionales ya están siendo formadas y avanzan a la vanguardia en el desarrollo de esta industria vital para la búsqueda de un futuro sustentable.

Actualmente, China es el principal fabricante automovilístico del mundo y son 20 las marcas de aquel país que buscan escalar en el mercado internacional, hecho que ya genera malestar en los grandes inversionistas occidentales del sector.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.