Europa busca acuerdos comerciales más sustentables y responsables

La presidente de la Comisión Europea (CE), Ursula Von der Leyen, anunció una serie de medidas que buscan impulsar el suministro sostenible de materias primas que garanticen a Europa mayor autonomía y la prohibición de productos fabricados bajo trabajo forzoso.

«La fortaleza de nuestra economía social de mercado liderará la transición verde y digital y para ello necesitamos un entorno empresarial que lo permita, una fuerza laboral con las habilidades adecuadas y acceso a los commodities que nuestra industria necesita», sostuvo Von der Leyen tras informar una Ley de Materias Primas Críticas en su discurso anual ante la Eurocámara.

A través de esta ley, la CE buscará reducir la dependencia continental en este sector y proyectar nuevos acuerdos comerciales con países confiables para asegurar el abastecimiento del litio necesario para desarrollar la transición hacia una economía verde generada por fuentes de energías alternativas.

El conflicto bélico entre Ucrania y Rusia condicionó el suministro europeo -y los precios- del gas y del petróleo al provenir principalmente desde el Mar Negro, por lo que esta nueva legislación pretenderá acumular reservas a través de proyectos estratégicos cuando el provisionamiento pueda sufrir complicaciones.

Además, la presidente del CE comunicó la creación de una serie de medidas destinadas a pequeñas y medianas empresas con el objetivo de ayudarlas a combatir la inflación por medio de “un único conjunto de reglas tributarias para hacer negocios con Europa” basado en el programa BEFIT para las empresas.

PROHIBICIÓN

Por otra parte, la CE propuso impedir la circulación en el mercado de Europa de productos fabricados con trabajo forzoso y destinados a importaciones y exportaciones, como así también a empresas o industrias específicas.

La propuesta, basada en normativas y estándares internacionales, plantea otorgar facultades a las autoridades nacionales para retirar un producto fabricado bajo estas condiciones y destaca la importancia de una estrecha cooperación con socios de distintos bloques económicos, debido a que el trabajo forzoso hoy involucra a más de 27 millones de personas en el Viejo Continente.

Para el vicepresidente ejecutivo de la Comisión, Vladis Dombrovkis, “esta propuesta marcará una diferencia real en la lucha contra la esclavitud moderna, que afecta a millones de personas en todo el mundo”.

Mientras que Thierry Breton, Comisario de Mercado Interior, destacó la necesidad de desarrollar cadenas de suministro seguras y sostenibles en la geopolítica actual: “No podemos mantener un modelo de consumo de bienes producidos de forma no sostenible. Ser líderes industriales y tecnológicos supone ser más asertivos en la defensa de nuestros valores y en el establecimiento de nuestras reglas y normas”.

Ahora, el Parlamento de Europa y el Consejo de la Unión Europea deben discutir y acordar la iniciativa antes de que pueda entrar en vigor en un periodo estimado en no menos de 24 meses.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.