bono para importadores

Demoras en bono para importadores frena producción automotriz en Argentina

La industria automotriz de Argentina aún enfrenta uno de los problemas más inquietantes del final del año pasado: la deuda propia y la de sus proveedores en el extranjero, la cual alcanzó una cifra que supera los 6.000 millones de dólares.

A medida que la Secretaría de Comercio trabaja en la creación del registro de deudas en el extranjero para la emisión del bono para importadores a corto y mediano plazo, las terminales analizan las estrategias para reanudar las operaciones.

Hasta que se encuentre una solución, existe una amenaza significativa para la producción. Las primeras afectadas son las plantas de General Motors en Rosario, encargada del SUV Chevrolet Tracker, y la de Volkswagen en General Pacheco, donde se producen Amarok y Taos. Ambas instalaciones han pospuesto, al menos, dos semanas el reinicio de sus líneas de ensamblaje.

La implementación del BOPREAL, diseñado por el gobierno para saldar los pasivos acumulados desde 2023, está actualmente en la etapa inicial, centrada en el bono a largo plazo con vencimiento en 2027.

Simultáneamente, se está completando el registro de pequeñas y medianas empresas que detalla sus deudas, con el objetivo de establecer prioridades y determinar la modalidad para emitir el bono para importadores a mediano y corto plazo que se espera licitar después del 24 de enero.

El 8 de enero reiniciaron las operaciones en las instalaciones que fabrican para Stellantis en las provincias de Córdoba y Buenos Aires, seguido por la planta de Toyota en Zárate el lunes 15. Ford, Renault y Nissan tienen previsto retomar sus actividades el lunes 22 de enero, mientras que Volkswagen, GM y Mercedes-Benz planean regresar a la producción el 29 de enero.

Volkswagen inicialmente retrasó su reinicio hasta principios de febrero, y ahora este periodo se prolongará por al menos dos semanas, con la posibilidad de extenderse durante todo febrero y retomar actividades en marzo.

La fábrica de Chevrolet también se encuentra en una situación comparable, permaneciendo inactiva por al menos dos semanas adicionales debido a la escasez de insumos de proveedores externos. Se cree que otras dos terminales enfrentan circunstancias similares.

Las importaciones de productos terminados aún se realizan a 180 días al dólar oficial, más el impuesto PAIS. Los importadores de vehículos tampoco participaron en el BOPREAL; la mayoría de ellos indica que están aguardando una nueva herramienta que les permita saldar las importaciones acumuladas previas.

Movant Connection

Últimas noticias

OMC
Etiquetas: Argentina, Comercio Exterior, Logística, Logística Internacional, Movant Connection, Supply Chain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *