Crecen los acuerdos para “desdolarizar” el comercio internacional

Jugadores relevantes del comercio internacional como los países BRICS (Rusia, India, China, Sudáfrica y Brasil) junto a diversos países en vías de desarrollo, analizan alternativas para reemplazar al dolar como moneda de intercambio internacional.

El reinado indiscutido del dólar como moneda del comercio global, que tuvo sus inicios con el fin de la Segunda Guerra Mundial, habría comenzado a cambiar a partir de fines de la década de 1990, con el crecimiento de la economía China y el aumento de la deuda externa estadounidense.

Posteriormente, la crisis financiera de 2008 generó el reclamo de China por cómo los Estados Unidos estaba devaluando el dólar a través de su gran acumulación de deuda y la emisión excesiva de dinero y comenzó a expresar su deseo de introducir un nuevo sistema financiero global, propuesta que inicialmente no tuvo eco a nivel internacional.

Sin embargo, tras la invasión de Rusia a Ucrania esta situación cambió.

Ante el conflicto, Estados Unidos y los países de la OTAN impusieron sanciones a Rusia, congelaron sus reservas de dólares estadounidenses y lo bloquearon del sistema de transferencia de dólares SWIFT.

Este contexto representó una oportunidad para China, que alentó a muchos países a seguir su ejemplo y a buscar alternativas al dólar.

De esta forma, en poco más de un período de 12 meses, países de todo el mundo comenzaron a discutir abiertamente la creación de métodos alternativos para llevar a cabo el comercio y la liquidación de exportaciones, así como la reducción de sus reservas de dólares. El papel comercial y de liquidación del dólar es donde se producirá la mayor parte del abandono de la divisa norteamericana y por consiguiente donde la demanda del dólar podría caer precipitadamente.

Adicionalmente, los BRICS han tenido numerosas solicitudes de nuevos miembros durante el año pasado, con Egipto, Turquía, Argelia y, más recientemente Arabia Saudita, mostrando interés y haciendo declaraciones sobre la creación de una moneda BRICS para competir con el dólar.

Por su parte, Brasil y Argentina han comenzado a promover la idea de crear un bloque comercial y una moneda sudamericana similar a la Unión Europea y al euro.

La lista de alternativas en dólares es larga y crece a diario. Los ejemplos incluyen a China probando acuerdos de moneda digital transfronterizos con Tailandia y los Emiratos Árabes Unidos, insistiendo en que los países sancionados como Rusia, Irán y Venezuela acepten el yuan como pago por el petróleo.

Existen rumores de que Arabia Saudita ya está vendiendo petróleo por yuanes y convirtiendo esos yuanes por oro en la bolsa de Shanghái. India también está comprando parte de su petróleo ruso en dirhams de los Emiratos Árabes Unidos. Esto a través de acuerdos bilaterales pactados en monedas locales.

En relación a la posible respuesta de EEUU ante las implicancias negativas que esto tendría para su economía, los analistas destacan que la salida ideal sería un proceso que facilite la disminución gradual de la demanda de dólares a lo largo de un período de tiempo, permitiendo que Estados Unidos y otros países se ajusten en consecuencia. Un sistema monetario multipolar podría proporcionar un campo de juego más equitativo para los países más pobres y tal vez brindar al mundo una estabilidad económica y política a largo plazo, aunque esto signifique una caída en el estatus económico y cierta disminución en el nivel de vida de los países centrales.

Movant Connection

Últimas noticias

OMC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *