Chile, ante la necesidad de convivir con la incertidumbre inflacionaria

Consultado por Movant Connection, George Lever (Chile), Gerente de Estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), brinda su mirada sobre lo que representa para el comercio exterior chileno, caracterizado por su estabilidad y previsibilidad, enfrentar un contexto cambiante e inestable como el que presentan en la actualidad los mercados globales.

¿Cómo ha impactado desde tu mirada el contexto inflacionario global a la dinámica del comercio exterior de Chile?

Lo más visible han sido los trastornos que han ocurrido y que han formado parte de los causantes de la inflación, como la crisis que ha atravesado el transporte internacional, sobre todo el marítimo, con sus problemas de tiempos, formas y costos.

Como jugador del comercio internacional, Chile presenta la condición de estar lejos de los centros de consumo y particularmente de su principal socio en ambos sentidos, que es China, con quien desarrolla una de las rutas comerciales más largas. Por este motivo, el aumento del costo del transporte marítimo nos afecta duramente.

En tiempos normales, el costo del transporte incide en el 3 por ciento del precio de los bienes en el mercado final, mientras que en el momento más crítico de la pandemia este porcentaje escaló a casi el 20 por ciento, un problema objetivo de costo que se ha ido traspasando a precios finales.

Hoy en día, para importar existe un riesgo muy alto sobre cada decisión relacionada con los costos, ya que se han elevado mucho. Es más alto el precio del producto en origen, más alto el transporte y más largos los plazos de entrega del ciclo de importación.

¿Cómo fue la evolución de la demanda del mercado local de productos de importación?

En 2021 hubo un gran aumento de liquidez en el mercado, empujado también por los subsidios estatales. Esto produjo un fuerte impulso en la demanda de productos, en momentos en los que el comercio exterior estaba en una situación crítica con múltiples interrupciones y cuellos de botella.

Esta situación lentamente se va normalizando, así como los costos del transporte, que si bien siguen siendo muy altos han dejado de crecer y paulatinamente empiezan a disminuir.

Por otra parte, los precios de los productos siguen estando altos, pero se registra ahora una desaceleración del consumo, donde las ventas del comercio cayeron en términos reales. Esto se debe al efecto de la inflación sobre los ingresos reales, algo que no era habitual en la economía chilena, pero que hoy ya es todo un tema.

¿Afectó este contexto incierto en la relación y la forma de negociar entre los diversos actores que participan del comercio exterior?

Los que tienen mayor poder de compra, son lo que tienen mayor capacidad de negociación.

De hecho, desde una perspectiva un poco más macro, hubo algunos tipos de productos que se desabastecieron en América Latina porque los exportadores asiáticos, en general, en algún momento tuvieron que privilegiar a sus principales mercados que estaban en Europa y Norteamérica.

Dentro de Chile pasa un poco lo mismo. Los compradores más fuertes son seguramente quienes tienen mayor capacidad para asegurar buenas condiciones, mientras que los pequeños players, aquellos que comparten un embarque donde también viajan muchos otros, son tomadores de condiciones y precios.

¿Identificas alguna región con las que comercia Chile que haya presentado mayor impacto vinculado con la inflación?

Sin lugar a dudas el impacto más claro lo tenemos con China, por la importancia que representa para el comercio exterior chileno. No podemos dejar de destacar que el aumento de costos del gigante asiático, tanto de sus productos como del transporte internacional, ha sido más relevante que el tipo de cambio.

Sin embargo, hemos tenido una devaluación fuerte, que de hecho previamente a la intervención del Banco Central de Chile nos posicionó como uno de los países del mundo con la moneda más devaluada, ya que adicionalmente se sumaron muchos factores internos que aumentaron la incertidumbre: Procesos políticos, sociales, una elección presidencial e incluso un plebiscito para modificar la constitución del país.

¿Y en relación a las exportaciones chilenas en este contexto actual?

La principal exportación de Chile son los recursos naturales, y los precios de los mismos tienen una dinámica muy distinta a la de las manufacturas ya que dependen mucho de la demanda.

En este contexto inflacionario, las importaciones impactan más fuertemente al mercado chileno por la composición de su canasta. Sin embargo, en los mercados de destino de nuestras exportaciones el impacto se nota mucho más. Las ventas de fruta hacia los mercados asiático, europeo y norteamericano son muy importantes para nosotros y para ellos el alza de los costos sí se hace mucho más evidente, porque estos productos se han visto muy alcanzados por la inflación, pero pesan menos en nuestra canasta que los metales, fundamentalmente el cobre.

¿Qué aprendizajes se pueden tomar de estos contextos tan complejos?

Creo que lo primero que entendimos es que no estamos libres de la inflación. Las expectativas de Chile a 24 meses por primera vez en mucho tiempo se desanclaron del 3 por ciento, alcanzando el 4 por ciento y tendiendo a la suba.

Eso nos genera una inestabilidad interna importante, porque el Banco Central, y toda la economía, están acostumbrados a que el control inflacionario y la política monetaria sean muy creíbles en Chile. Por eso, actualmente vivimos una desestabilización importante, ya que además el Banco Central ha sido muy agresivo en su reacción y ha subido muy rápido y muy alto las tasas de interés, porque se siente incómodo cuando están desancladas las expectativas.

En términos más generales, nos tenemos que acostumbrar a que las cuotas de incertidumbre van a ser cada vez más altas y permanentes, por el motivo que sea. Hay que especializarse en el manejo y la administración de los costos ante las crisis de incertidumbre, asumiendo que cualquier eslabón de la cadena puede ser vulnerable.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.