Cambian estimaciones globales para el mercado del cobre

El mineral, clave para enfrentar la descarbonización de la industria y el transporte, podría incrementar su cotización internacional en 2024 debido a una menor producción y mayor demanda.

De acuerdo con los especialistas, hasta el cierre de 2023 existía un equilibrio entre la oferta y la demanda mundial de cobre, sin embargo, este panorama podría cambiar a lo largo del año.

La producción mundial de cobre el 2022 fue de 22 millones de toneladas y en 2023 rondaría los 22,52 millones de toneladas, mostrando una tendencia al alza que justificaba las proyecciones de un superávit de cobre refinado para el presente año.

Pero la realidad al inicio de 2024 marca otra cosa, ya que esta tendencia cambiaría por déficit debido a una serie de diversos factores que afectarán la producción, mientras la demanda continuará firme.

Latinoamérica un jugador clave

La región latinoamericana es un jugador fundamental en este mercado, ampliamente liderado por la producción chilena que genera el 27% de la producción mundial (5.6 millones de toneladas), seguida por Perú con el 10% (2.2 millones de toneladas) y México 3% (0.7 millones de toneladas).

Estados Unidos es también un importante productor que genera el 6% de la producción mundial con sus 1.2 millones de toneladas generadas anualmente.

Oferta y demanda en la industria del cobre

En relación a la demanda de cobre, un informe publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), proyecta que se multiplicará por 1.5 al año 2030, es decir, que para el 2030 se consumirán aproximadamente 34 millones de toneladas por año. Siguiendo esta tendencia, en 2024 el mercado se enfrentaría a un déficit de 600.000 toneladas.

En cuanto a la disminución de la oferta, se destacan la intención de Anglo American de disminuir su producción en el corto plazo para reducir costos y enfrentar la caída del precio de sus acciones.

Por otro lado, el cierre de Cobre Panamá, una gran operación minera que la canadiense First Quantum Minerals venía desarrollando en Centroamérica, que significaría una disminución en la producción anual de cobre de cerca de 400.000 toneladas por año.

La brasileña Vale ha anunciado que espera producir entre 320.000 y 355.000 toneladas en 2024, en comparación con las 325.000 de este año, a lo que se suman los retrasos operacionales de los proyectos estructurales de Codelco, y la lenta puesta en marcha de la fase 2 de Quebrada Blanca de la canadiense Teck en Chile.

Todo esto impactará en el balance de cobre para los próximos años, ya que la demanda de cobre refinado está siendo fuertemente impulsada por la tendencia a la descarbonización.

Movant Connection

Etiquetas: cobre, cotización global, mercado cobre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *