Cadena de Suministro automotriz apuesta por la regionalización

Debido al contexto geopolítico internacional, los principales fabricantes de vehículos del mundo están buscando alternativas de abastecimiento en mercados más cercanos y algunos países de diferentes regiones ya se presentan como opciones competitivas a China.

De esta manera, el liderazgo del suministro del Gigante Asiático en el sector automotriz comienza a ser disputado por primera vez en décadas por países como México o Alemania como principales abastecedores del mercado latinoamericano y europeo respectivamente.

Es por eso que Estados Unidos busca aumentar y potenciar las alianzas comerciales con la nación azteca al considerarla como una opción competitiva y económica, además de cercana, cuyas autopartes empiezan a posicionarse como las favoritas por los norteamericanos por superar la calidad asiática.

Sin embargo, especialistas sostienen que aún es necesario el desarrollo de una mayor red ferroviaria que una ambos países y llegue a Canadá y que permita a proveedores comercializar más ágilmente y de manera más segura.

En cambio, los distribuidores europeos planean resignar la fabricación china sólo para el mercado asiático y confían en la excelencia ingeniera de Alemania para el desarrollo de las cadenas de suministros, ensamble y acopio para el Viejo Continente y asegurar, de esta manera, los plazos de entrega.

DIFERENCIAS
La regionalización de las cadenas de suministro nace como consecuencia de una rivalidad basada en términos de eficiencia y complejidad en la cual China ejercía un papel protagonista total en la producción de vehículos de las primeras marcas del sector de distintas partes del mundo.

Sin embargo, las recientes diferencias económicas, políticas y comerciales con Estados Unidos produjeron un faltante de semiconductores en el mercado global, hecho que repercutió en las intenciones norteamericanas de desarrollar una línea de automóviles eléctricos nuevos.    

Esta nueva disputa bilateral entre ambas potencias repercutió en el valor de las tasas de los productos exportados a Estados Unidos y fortaleció el mercado automotor chino, cuyas principales marcas ya habían anunciado sus intenciones de salir a competir en el mercado global contra las empresas más importantes.

De todas maneras, China continúa siendo el primer fabricante de baterías eléctricas del mundo, esenciales para el ensamblaje de los coches eléctricos que Estados Unidos desea comercializar.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.