Argentina y Perú liderarían recuperación económica regional en 2024

De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, la región de América Latina y el Caribe revertirá este año la desaceleración económica que caracterizó a la mayoría de sus países.

El organismo internacional señala en su último informe que la región latinoamericana registraría una recuperación gradual de su actividad económica, con un crecimiento proyectado del 2,3% para este año y del 2,5% en 2025.

En 2023, la región experimentó una significativa desaceleración económica, con un crecimiento de solo el 2,2%, en el contexto de una elevada inflación, condiciones monetarias restrictivas, debilidad del comercio mundial y fenómenos meteorológicos adversos.

Argentina y Perú serán, de acuerdo con el Banco Mundial, los dos países que registrarán los mejores desempeños en este camino de recuperación.

Se prevé que la economía argentina se recupere y se expanda un 2,7% en 2024 y un 3,2 % en 2025, tras la sequía que la afecto fuertemente en 2023.
Por su parte, el informe proyecta que Perú se recuperará de la contracción de 2023 con un crecimiento del 2,5 % en 2024 y 2,3 % en 2025, respaldado por el aumento de la producción minera.

Las proyecciones específicas para el resto de los países son dispares: en el caso de Brasil se prevé que el crecimiento se desacelerará al 1,5% en 2024, pero en 2025 se recuperará y se ubicará en el 2,2%, de la mano de la baja de la inflación y de las tasas de interés.

Por su lado, el crecimiento de México se atenuará hasta el 2,6% en 2024 y el 2,1% en 2025, como consecuencia de la caída de la inflación y la disminución de la demanda externa.

Para estar atentos

A pesar de las buenas perspectivas generales, el Banco Mundial también destaca la existencia de riesgos potenciales, que podrían modificar estas previsiones.

Entre ellos, la escalada de las tensiones geopolíticas, especialmente en Oriente Medio, podría perturbar los mercados energéticos y provocar un alza de los precios del petróleo.

Por otro lado, los fenómenos meteorológicos extremos, intensificados por el cambio climático, representan amenazas adicionales, en particular para los sectores sensibles al clima como la agricultura, la energía y la pesca.

Asimismo, la persistente inflación básica de las economías avanzadas podría ir acompañada de tasas de interés elevadas durante un período prolongado, lo que limitaría las políticas monetarias y fiscales de la región.

Por último, señala que una desaceleración más abrupta de lo esperado en la economía china podría tener importantes efectos secundarios en la demanda externa, lo que afectaría las exportaciones de productos básicos de la región.

Movant Connection

Últimas noticias

OMC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *