Argentina: FIEL presentó sus proyecciones económicas y logísticas 2023

La Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) analizó la evolución de los flujos logísticos y económicos en Argentina durante el presente año y lo que se espera para el próximo. El impacto de la inflación se sentirá con fuerza afectando el consumo y los volúmenes, así como las falencias en infraestructura comienzan a generar cada vez mayores disrupciones logísticas para el comercio internacional.

Los especialistas pronostican un escenario de actividad decreciente durante los meses restantes de 2022, que se acentuará en 2023, con especial impacto en los flujos logísticos afectados por el PBI de bienes.

De esta forma, salvo en algunas excepciones, se espera un sesgo negativo en los volúmenes a transportar y almacenar.

Jorge Jares, especialista en el análisis de la dinámica logística del país latinoamericano, destacó que lleva 20 años realizando estadísticas para FIEL sobre el sector y que “realmente se ven aspectos complicados en las proyecciones para el año próximo”.

Los argentinos esperan cerrar el año con una inflación que se ubicará entre el 90 y el 100 por ciento, lo que sin dudas afectará el consumo, los volúmenes y la demanda de servicios logísticos.

IMPACTOS
El analista, destacó que además de la complicada situación económica, los flujos logísticos internacionales empiezan a verse obstaculizados por las falencias que presentan las infraestructura locales y sus consecuentes disrupciones.

“El 80% de las exportaciones y el 95% de las importaciones, entran por los canales que constituyen la hidrovía Parana – Paraguay, y debido a la falta de trabajos planificados de dragado y mejoramiento de la infraestructura empezamos a estar fuera de competencia”.

“Con barcos cada vez más grandes, nos encontramos con que no tenemos calado ni muelles suficientes para operar grandes embarcaciones. Para ir a Rosario hay que hacer una gran planificación que hace que muchos terminen completando su carga en otro lado. De a poco nos vamos quedando muy atrás y estamos llegando a un límite que empieza a ser peligroso”.

Se espera que Argentina, luego de registrar crecimiento en sus indicadores económicos principalmente durante los primeros meses de este año, sufra un fuerte descenso en varios factores clave durante 2023: -7,2 por ciento en consumo, -10,5 en comercio y -3,3 en el PBI de bienes, el más vinculado con la actividad logística.

Finalmente, y a modo de conclusión, Jares señaló, “este fue un año con buen nivel de actividad, pero no nos engañemos. El año que viene tendremos que ser muy prudentes e inteligentes. Vamos a tener que ser muy productivos y creativos para que los flujos logísticos en Argentina se mantengan en un nivel estable, eficiente y competitivo”.

Movant Connection

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.