Experiencias en la implementación de innovaciones tecnológicas en logística y comercio exterior

Staff

“La tecnología nos potencia. No representa una solución en sí misma, pero resulta un aliado fundamental para lograr la agilidad y eficiencia que demandan los mercados en la actualidad. Las innovaciones no toman decisiones estratégicas, pero sí nos brindan más herramientas que, en muchos casos, hacen posibles cosas que eran impensadas. Por todo esto, resulta muy importante estar al tanto y abiertos a conocer las nuevas tendencias tecnológicas, ya que aunque no seamos expertos en las mismas, siempre podremos, desde nuestra mirada estratégica, identificar las posibilidades que pueden ofrecer para la optimización de las operaciones”. Javier Carrizo, director de Movant Connection.

En esta nueva Columna Colaborativa, miembros de la Comunidad de Movant Connection reflexionan sobre sus experiencias en la implementación de soluciones tecnológicas para las operaciones logísticas vinculadas al comercio exterior.

El rol creciente de la tecnología

María Grazia Blanco (Venezuela), abogada y miembro del Comité Marítimo Internacional, considera que “las nuevas tecnologías han pasado a jugar un papel estelar en los procesos económicos, financieros, logísticos, comerciales, sociales y culturales de los últimos tiempos” y, a raíz de esto, “en mayor o menor medida hemos tomado consciencia de un cambio de paradigmas realmente sorprendente y retador que de forma muy sigilosa entró en nuestras vidas rompiendo los esquemas y las estructuras del pasado”.

Por su parte, Luis Clementi (Argentina), ingeniero especializado en dirección de empresas, detalla los campos de aplicación en donde “el aporte de la tecnología en los procesos logísticos es indudable”: Infraestructura de los depósitos, calidad del equipamiento, estado y mantenimiento de los pisos, cámaras y cadenas de frío, entre otros. En relación al servicio a clientes, “la solución de posibles errores en forma inmediata y su rápida solución. Calidad de los procesos de abastecimiento, tiempos de entrega, disponibilidad, acceso y control de los inventarios en tiempo real. Inmediatez y control de los procesos de reposición”. En cuanto a la seguridad y continuidad operativa, “tratamiento de materiales peligrosos, fechas de vencimiento y procesos asociados, sistemas de emergencia y detección de incendios”. Y en relación a los equipos de trabajo, su “preparación y entrenamiento en las buenas prácticas”.

Para Agustín Ibarburu (Uruguay), Licenciado en Administración y Contador, “actualmente la logística no es solamente procesar y gestionar de manera eficiente el movimiento de bienes y servicios, sino que también se debe procesar de manera correcta una gran cantidad de información. La tecnología nos permite procesar miles de datos en poco tiempo generando información clave para poder gestionar de manera eficiente”.

Por otro lado, Angello Isacar Chuquiruna Castillo (Perú), estudiante de Comercio Exterior, comprende que “la potencialidad de las nuevas tendencias tecnológicas juega un papel trascendental en la optimización de los procesos de gestión, localización y transporte, permitiendo brindar un servicio óptimo y accesible a los que el Comercio Exterior no es ajeno”.

Experiencias en los procesos de implementación

Clementi afirma que le tocó vivir etapas brillantes, “pude participar en varios procesos industriales, comerciales y logísticos en varios países de América y con la experiencia adquirida a nivel nacional, comercial y tecnológico pude crecer profesionalmente”.

Ibarburu, por su parte, confiesa, “Como profesional he tenido experiencias en implementación de tecnologías en distintos aspectos de la cadena de suministro y en todos ellos los procesos que se resolvían de manera manual o por decisiones personales de jefe, gracias a la digitalización y a la aplicación de tecnologías, hoy se realizan de manera independiente y objetiva”.

Para Angello, “la incorporación tecnológica a las operaciones logísticas ha significado un gran desafío que ha motivado una oportunidad potencial para incrementar la rentabilidad, productividad y competitividad empresarial y han influenciado en la consolidación de nuevos modelos de negocio”.

Blanco también cree que los cambios han sido positivos, “he comenzado a incorporar a mi trabajo diario y profesional las nuevas tecnologías logrando mayor digitalización y conectividad en mis actividades. Mis operaciones laborales y académicas se han transformado, marcando un antes y un después”.   

Aspectos claves

Ibarburu considera esencial, “entender que la tecnología en sí misma no es una solución. El primer paso es identificar cuáles son los dolores o inconvenientes logísticos que se están viviendo en las empresas para, a partir de ahí, encontrar soluciones apalancadas en la tecnología”.

Desde su perspectiva, Angello cree que “adecuar la tecnología a la producción, cadena de suministros, transporte, distribución y entrega, de la misma manera que, poner en funcionamiento un software ERP es esencial para garantizar una óptima gestión logística”-

Blanco explica que “Los retos tecnológicos están modificando las agendas empresariales, gubernamentales, comerciales e institucionales y por eso será imprescindible revisar el rol de todos los operadores de la cadena comercial y logística, de las autoridades y destinatarios de productos y servicios”.

En cambio, para Clementi “la capacitación del personal abocado al transporte y el operativo es un recurso clave para brindar un excelente servicio y es la herramienta principal y, por lo tanto, además de la capacitación, es el ejemplo que brindan los operarios experimentados, supervisores, jefes y gerentes, que son los mejores maestros que además crean la cultura organizacional”.

Impacto en los resultados

Angello afirma que “el proyecto tecnológico implementado generó un impacto positivo en la producción y gestión logística, logrando fidelizar e incrementar la cartera de clientes y permitió optimizar de manera eficiente las operaciones y procesos y mejorar los tiempos de entrega, la rentabilidad y la productividad empresarial.

Blanco agrega que “es innegable que la innovación y las nuevas tecnologías han logrado una transformación tanto silenciosa como progresiva a nivel internacional, impactando en las economías mundiales, en las cadenas de valor, producción y comercio, exigiéndose así, nuevas habilidades, nuevas inversiones, nuevas infraestructuras y ordenamientos jurídicos adecuados a los tiempos que estamos viviendo”.

Para Clementi, la logística es, sin dudas, “integradora de todos los procesos de las organizaciones, dado que, desde el abastecimiento con sus desafíos, los procesos, la tecnología aplicada, las reglas del arte de cada disciplina, la competencia y en general la innovación tecnológica hacen que los procesos se afiancen con seguridad y se puedan brindar servicios adecuados a los clientes de cada organización”.   

Ibarburu concluye que “si se cumplen de manera correcta los aspectos clave indicados anteriormente, los resultados de la implementación de tecnología en la actividad logística son positivos inmediatamente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.