Cuáles son las tendencias sustentables en logística y comex

Staff
La comunidad especializada Movant Connection difundió una nueva publicación colaborativa de sus expertos internacionales, que detallaron las acciones que, desde el sector, realizan para contribuir al cuidado ambiental en diversos países.

Como todos los meses, Movant Connection, integrada por especialistas de América y España, presentó una nueva publicación colaborativa. En este caso, abordaron el avance de la sustentabilidad en la gestión de las cadenas de abastecimiento en sus respectivos países.

En el inicio del artículo colaborativo, Javier Carrizo, Director de Movant Connection, aseguró: “El futuro del comercio exterior y de su logística asociada será necesariamente sustentable. Y en este sentido, de las tres dimensiones que hacen al desarrollo sostenible: económica, social y ambiental, esta última es la que más desafía a la gestión de las cadenas de suministro, donde el transporte es reconocido como uno de los factores de mayor impacto ambiental a nivel global”.

Sumar desde el compromiso y el marketing


De acuerdo con Sebastian García Dastugue (Estados Unidos), profesor e investigador especializado en Logística y Supply Chain, en el país norteamericano existe un compromiso mixto con la sustentabilidad de la actividad logística, en el que las relaciones públicas es la primera de las razones por las que las empresas buscan iniciativas de sustentabilidad.

Garcia Dastugue expresó que “existe además otra gran categoría, en particular en los proveedores de servicios logísticos, que se relaciona con el hecho de que los dadores de carga buscan apalancarse en las acciones sustentables de sus proveedores logísticos, para luego destacar el compromiso de su cadena de abastecimiento. Al elegir a determinado proveedor, las empresas de alguna manera compran ese derecho a sumar las acciones sustentables del operador logístico como compromiso propio”.

Sobre este punto, Lucio Hernández (Uruguay), profesional de logística y comercio exterior, precisó que en su nación hay un compromiso importante con la sustentabilidad en el ramo logístico, que tiene además una visión holística de toda la cadena de abastecimiento, desde proveedores al cliente final para contemplar toda la actividad logística de una empresa.

Al respecto Felipe Ezequiel Ríos Díaz (Argentina), miembro del Observatorio de Comercio Internacional (OCI) de la Universidad Nacional de Luján, destacó que no identifica en Argentina un compromiso a nivel nacional, pero sí que se registran cambios en las ciudades buscando mayor sustentabilidad de las operaciones. “Hay ya vehículos de entregas de paquetería pequeña, por parte de grandes compañías logísticas, con vehículos utilitarios eléctricos, y las apps de delivery también aportan, porque han reemplazado la modalidad de entrega con vehículos motorizados por bicicletas. Y por otra parte, los grandes jugadores del eCommerce han optimizado el uso de recursos de sus mecanismos de entrega, unificando las rutas”.


A su turno, Boris Alarcón Biava (Chile), Consultor en Gestión de Operaciones y Logística, señaló que, más allá del compromiso, lo que ocurre hoy es que existen mayores y mejores condiciones para abordar el tema de la sustentabilidad por parte de las compañías y personas, que hace 10 años. “Hay una mayor sensibilidad y empatía para comprender el impacto que tienen nuestras conductas tanto empresariales, como las de consumo individual. Por tanto, tomamos medidas para cambiar conductas que influyen negativamente. O bien, potenciamos aquellas que entendemos contribuyen a disminuir residuos o a la reutilización, o en su defecto a reciclar”.

Prácticas sustentables


Sobre las acciones concretas enfocadas en la sustentabilidad de las operaciones, el uruguayoHernández resaltó la importancia de la última milla en el contexto de pandemia. “Este concepto que establece la distribución capilar, o punto de entrega de mercadería a clientes finales, es uno de los que ha tenido mayor repercusión en los últimos tiempos. Las empresas de delivery hacen sus entregas en bicicletas, siendo herramientas más amigables para el medio ambiente que una moto, por ejemplo. Otra práctica que se destaca son las tiendas oscuras o dark store, que son puntos de centralización de mercaderías para próxima entrega a sus clientes finales”.

En línea con sus colegas, el argentino Ríos Díaz resaltó también el cambio hacia la utilización de vehículos eléctricos o de cero emisión, y la optimización de rutas de entrega.

Mientras que Alarcón Biava indicó que en Chile, a partir de la Ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor), se puede observar que las empresas encuentran oportunidades en la recuperación de productos, insumos o residuos. “Principalmente en la industria de neumáticos, existe todo un modelo para permitir recuperar estos productos y por tanto darles otros usos. Si bien las cifras aún son bajas, en torno al 25%, tenemos expectativas como país de llegar a un 90% de recuperación para el año 2030”.

En cuanto a lo que sucede en los Estados Unidos, García Dastugue puntualizó que, en el transporte, el objetivo persistente es optimizar la utilización del espacio para no transportar aire. “Si un camión en su viaje emite diez unidades de carbono, el costo de las emisiones se distribuye mucho mejor si va lleno, que si solo transporta media carga”.

La valoración y compromiso de los usuarios


Los especialistas también se refirieron a cómo son valoradas las acciones, en pos de la sustentabilidad, por los consumidores de los servicios logísticos.

Según Ríos Díaz, existe una clara valoración por parte de los usuarios. En la misma línea, paraAlarcón Biava, hoy todos los consumidores “han demostrado tener una mayor conciencia de la importancia del consumo responsable. Además, se ha ido generando una marco regulatorio, que permite tener mayores equilibrios”.

Al respecto, Alarcón Biava aclaró que, si bien aún faltan lograr mejores niveles de sensibilidad frente a este tema y su importancia, es claro que para las empresas “tener un sello verde que indique sus estrategias y acciones, relacionadas a contar con infraestructura y operaciones sustentables o amigables con el medioambiente y la sociedad, les da ventajas competitivas, que sin duda son consideradas por los consumidores o aquellos que requieran sus servicios”.

Para García Dastugue, cuando se habla de empresas que consumen servicios logísticos, se da una transferencia de objetivos probablemente injusta, en tanto y en cuanto una empresa se beneficia del esfuerzo sustentable de otro eslabón. Y en cuanto a los consumidores finales, como en el caso del eCommerce, se da un fenómeno interesante. “El público norteamericano, en líneas generales, se podría decir que es fundamentalista. Entonces, por un lado nos encontramos con personas muy comprometidas con la sustentabilidad ambiental que prácticamente no generan residuos. Por el otro, a quienes realmente no les importa en absoluto, en lugar de unificar sus compras por internet, en un solo día, pueden generar numerosos pedidos que demandan una gran cantidad de envíos que podrían haberse evitado”.

Por su parte, Hernández consideró que, más allá de la logística, “todos como personas queremos un mundo mejor. Y además de ello, estas acciones nos permiten reducir costes y una mejor gestión de nuestro tiempo como consumidores”.

De cara al futuro


Finalmente, en cuanto a las tendencias que se imponen, Alarcón Biava destacó, en Chile, los avances en el diseño y construcción de bodegas con eficiencia energética y el cambio a vehículos de combustión menos contaminantes o directamente eléctricos para la última milla, que forman parte del “Plan electromovilidad 2021”, impulsado por el gobierno como parte de sus objetivos por ser un país carbono neutral para 2050.

En el caso de Estados Unidos, García Dastugue comentó que las empresas públicas, que son aquellas que cotizan en la bolsa, se encuentran ante la necesidad de gestionar, tanto pensando en su negocio particular como en el impacto del valor de sus acciones, por lo que cada vez más tendrán su foco en la sustentabilidad.


En Uruguay, de acuerdo con Hernández, la utilización de fuentes de energía renovables es tendencia, tanto para los centros logísticos, como para el transporte.

En tanto, Ríos Díaz analizó que en Argentina, como en el resto del mundo, los vehículos eléctricos son el próximo paso, casi en forma paralela, a desarrollos de automóviles autónomos.

Artículo publicado originalmente el 15 de junio de 2021 en Norte en Línea.

Agradecemos a los miembros de Movant Connection: