Miradas y proyecciones sobre los retos de 2021

Staff

“El inicio de este nuevo año está sin dudas marcado por los efectos de la pandemia a nivel global, que afectó de formas diversas a los distintos rubros de la actividad económica. La logística, como actividad esencial, debió redoblar esfuerzos para adaptarse a contextos complejos sin dejar de operar en la mayoría de los casos, ya que su rol fue y es vital tanto para el abastecimiento social en el ámbito local, como para mantener la actividad económica de los países en el comercio internacional”.

“2021 será un año desafiante, en el que la pandemia seguirá afectando el normal desarrollo de nuestras actividades cotidianas y profesionales, por lo que más allá de estar atentos a las posibilidades de negocios que puedan surgir dentro del sector, será fundamental estar enfocados en conservar y cuidar lo conseguido. Frente a este contexto, una comunicación efectiva y nuestra capacidad de aprender de las experiencias vividas serán herramientas muy valiosas, así como ser más cortoplacistas y revisar nuestros objetivos en ciclos más cortos, porque si algo nos enseñó esta pandemia, es que las cosas pueden cambiar de un momento al otro”, Javier Carrizo, Director de Movant Connection.

El punto de partida

Luego de un año sumamente particular que modificó los planes de las empresas y de todos en general, distintos miembros de nuestra comunidad nos comparten su visión sobre lo que podemos esperar para este nuevo año que inicia.

En principio, nos planteamos analizar el punto de partida a partir del cual las empresas y los profesionales encaran este nuevo periodo. Para lo que contamos en esta oportunidad con destacados aportes desde Argentina, Chile, Uruguay y España.

Para Lucía Roldán (Argentina), responsable de comercio exterior de una empresa industrial, “El punto de partida siempre será el mismo como todos los años, poder superarnos en brindar el mejor servicio al cliente y los mejores productos al mejor precio. A pesar del año tan difícil que hemos pasado, tenemos intacto que lo mejor que podemos hacer es escuchar al cliente para saber qué es lo que necesita y ahí estar nosotros para poder solucionárselo, mediante los productos adecuados”.

De acuerdo con Angélica María Barría Díaz (Chile), académica y referente del sector logístico chileno, “El cambio de año nos encuentra con una economía debilitada por los efectos de la pandemia. El daño experimentado es más profundo en algunos sectores que en otros. Turismo, gastronomía, transporte aéreo, entre otros, han sufrido la reducción de sus operaciones, y posiblemente las restricciones continuarán en algún grado hasta que una proporción importante de la población haya accedido a las vacunas. Otros sectores, tales como manufactura, minería, construcción, han debido aplazar proyectos de inversión, adaptar sus formas de trabajo y operación a nuevas exigencias, con esfuerzo sustantivo en costo y eficiencia, al menos transitoriamente”.

Al respecto Eduardo Aquino (Uruguay), profesional y profesor de Logística y Comercio Exterior, nos brinda sus comentarios desde su doble rol de empresario y académico, “Si bien fue un año complicado para muchos rubros, como empresa cerramos un buen año en el cual por suerte no sentimos la baja actividad, por el contrario se sumaron nuevos clientes. En lo que respecta a lo catedrático, para el año que viene ya hay muchos alumnos anotados, y pensando que en 2020 el plan de capacitación a distancia funcionó muy bien, la idea es abarcar el interior del país que muchas veces se les complica venir a capital para estudiar”.

Por su parte, Julián Adámez Soto (España), profesional logístico, precisa, “En 2020 muchas empresas tuvieron que cerrar y otras trabajaron a un 50-70 % de su actividad habitual. Nuestra compañía ha conseguido, en estos tiempos difíciles, mantener toda su plantilla e incluso hemos incrementado la misma en algunas de nuestras oficinas”.

Expectativas ante el desafiante 2021

Tras un año difícil, el 2021 presenta también muchas incertidumbres ya que la pandemia aún no ha sido superada y se desconoce cuáles serán finalmente sus efectos. La producción de vacunas y los esfuerzos de los países por agilizar la vacunación, donde la logística nuevamente ocupa un rol central, están en el centro de todas las miradas. En cuanto al comercio exterior, si bien el escenario estimado es de crecimiento, el mismo no será inmediato ni muy significativo, ya que tal como señalan desde el FMI, “La economía mundial se está recuperando de la pandemia de #COVID19, pero el largo camino de vuelta al crecimiento es desigual e incierto”.

Mientras tanto, las empresas y los profesionales no pueden esperar y deben planificar su año, y así lo hacen estos miembros de Movant Connection.

Julián Adámez Soto, “Las expectativas para el año que viene son como mínimo mantenernos como estamos actualmente, aunque sin olvidar el buscar nuevas oportunidades de negocio que en esta época tan difícil algunas aparecen, y hay que estar preparado para no dejarlas pasar. Los mayores desafíos son que al ser una empresa de logística dependemos de otros (compañías aéreas, marítimas, entre otras), y actualmente los servicios que brindan, por falta de espacios, de vuelos, etc., para el movimiento de nuestras mercancías no se ajusta en muchas de las ocasiones al servicio solicitado por nuestros clientes. Esta es una de las cosas importantes para nosotros, que se vaya normalizando la situación a nivel global y recuperar esa normalidad que se perdió con esta pandemia”.

Lucía Roldán, “Mi expectativa para el próximo año es que se pueda incrementar y liberar, un poco aunque sea, el sector de importación. Hay muchos insumos que realmente los conseguimos en el exterior y de esta forma tan difícil no se puede avanzar y seguir creciendo; los principales desafíos van a ser enfrentar la posible poca capacidad de compra de los clientes, por no tener dinero, y enfrentar retos de logística para llegar más rápido a determinadas provincias”.

Angélica María Barría Díaz, “2021 debería ser el año del comienzo de la normalización. Las palabras claves aquí son: comienzo y normalización. El fin de las restricciones de operación a nivel interno y la reactivación de la economía internacional son el inicio de la recuperación productiva. Está por verse cuánto tiempo durará este proceso y cuál será la nueva normalidad. No obstante, la vuelta gradual a una economía sin pandemia ofrece una oportunidad de aprovechar plenamente los recursos ociosos en cuanto a capital instalado, trabajo y financieros. En base a ello, las empresas de diversos sectores tienen la posibilidad de retomar la actividad ágilmente, recuperando los niveles de empleo e inversión. Sin embargo, en el 2021 jugarán otros factores, que sin duda tienen efecto sobre la inversión y el empleo. Se avecinan cambios políticos importantes; la discusión constitucional, las elecciones presidenciales, de gobernadores, parlamentarias y de alcaldes, necesariamente harán que el 2021 sea observado como un año de mayor incertidumbre política que en las décadas anteriores”.

Eduardo Aquino, “Las expectativas son muy alentadoras y creo que el desafío más importante es generar trabajo nuevamente. La posibilidad de sumar actividades de logística ya sea para las Zonas Francas como el Puerto Libre, y permitir inversión extranjera para poder recuperar la actividad laboral con nuevos puestos. Por otro lado también bajar los costos logísticos lo que implica, entre otras cosas, que el tren forme parte de una herramienta fundamental para todos los exportadores y que puedan posicionar sus productos FOB a un nivel competitivo. Nadie duda de la calidad del producto uruguayo, pero analizando los costos operativos para llegar arriba del barco nos damos cuenta que estamos lejos de competir con los países vecinos”.

Herramientas y capacidades claves para estos retos

Como podemos ver los desafíos son muchos y complejos, ante los cuales cada organización y profesional dispone y prioriza determinados recursos estratégicos, con el objetivo de encontrar soluciones a las problemáticas planteadas por el escenario global 2021. Sobre este punto también consultamos a los miembros de Movant Connection.

De acuerdo con Eduardo Aquino, “Por parte del profesorado, creo que el camino va por la enseñanza a distancia, es algo que vino por el Covid y creo que ese método funcionó y llegó para quedarse. Los cursos presenciales van a ser menos porque la gran mayoría está optando por capacitarse vía Internet a distancia. Los profesores ya nos estamos preparando para eso con cursos especiales para poder sacarle más jugo a este tipo de interacción a través de la web”.

“Con respecto al desarrollo de la logística, ya es hora de que pensemos tomar a Uruguay como HUB Internacional, y que nos usen como centro regional para sus mercaderías. Poder proveer a Argentina y Brasil, siendo las grandes potencias, y facilitarles a Paraguay y Bolivia una salida al mar, que tengan su propia dársena en el puerto para recibir y/o mandar mercaderías del exterior. Contamos con 11 zonas francas, un puerto libre y natural único en Sudamérica, un aeropuerto libre, que tiene el mismo trato que las mercaderías en el puerto”.

Lucía Roldán destacó, “La capacidad de poder adaptarse fácil nuevamente ante la posibilidad de enfrentar una nueva fase de pandemia, ser mucho más proactivo ante determinados obstáculos que puedan surgir y ser solidarios con el otro”.

Para Angélica María Barría Díaz, “La tendencia es posicionar y utilizar la inteligencia artificial e inteligencia aplicada para potenciar el trabajo humano. Muchos desarrollos que hacíamos en las empresas eran pensando, y a lo mejor adivinando un poco, y usando algunos números para proyectar. Eso desapareció, los expertos no están más, ahora las máquinas y datos son los reyes. El `mundo de las actualizaciones`, en el que las empresas deberán ofrecer constantes actualizaciones para entregar mayores beneficios y funcionalidades. Otra de las tendencias fue calificada como: robots en el horizonte, porque ahora los robots están saliendo de las bodegas y se están yendo a las calles de esta forma. Antes veíamos robots que soldaban, pero ahora reparten paquetes, hay drones que vuelan, entras a una clínica y te escanean, etc. En ese sentido un 61% de los ejecutivos a nivel mundial están esperando que organizaciones usen robótica y en Chile ese número es 54%. La digitalización ha generado grandes cambios en la logística del mundo, las nuevas tecnologías se están convirtiendo rápidamente en herramientas insustituibles para la necesaria transformación de la cadena de suministro”.

Sobre este punto, Julián Adámez Soto, precisó, “Nosotros siempre hemos dicho que nuestra mejor herramienta somos nosotros mismos, con nuestra capacidad de trabajo y sobre todo con una buena red de colaboradores a nivel global para poder dar a nuestros clientes el servicio TOP que nos requieren y que se merecen. Para ello actualmente disponemos de varias redes de agentes (especializadas en los diferentes tipos de mercancías que movemos, project cargo, perecedero, pharma), que nos dan soporte donde nosotros no estamos físicamente, pero que existe tal confianza que su trabajo y dedicación es como si fuera la nuestra. También para que estemos al nivel de exigencia de nuestros clientes, todos nosotros estamos actualizando conocimientos y operativas para poder estar a la última en logística. Además, también estamos poniendo en marcha un ERP que permita a nuestros clientes chequear ellos mismos sus envíos (tracking, documentación…) y así estar a la vanguardia a nivel tecnológico que es lo que se nos requiere”.

Agradecemos a los miembros de Movant Connection:

Lucía Roldán (Argentina)

Angélica María Barría Díaz (Chile)

Julián Adámez Soto (España)

Eduardo Aquino (Uruguay)